La Bellaca Miércoles, 7 mayo 2014

4 cosas que 4D no debe hacer, y una que tiene que mantener

Paola Miglio

Periodista de comida y viajes. Frívola. Obsesiva. Ansiosa. Twitter @paolamiglio / Instagram @paola.miglio

Esta vez no haré un post muy largo porque 4D me ha decepcionado. Solo voy a colocar las 4 cosas que más me molestaron el otro día que fui a tomar desayuno al local de Las Begonias, en San Isidro. La experiencia se reforzó cuando una semana después me fui a tomar helados al de Av. Angamos y un café al del Aeropuerto Jorge Chávez. Así, me pregunto: ¿es viable que un local de buenos helados y café se mande a servir platos de fondo y complicados sánguches y ensaladas cuando no puede para mantener la calidad en el tiempo? A veces ese dicho de “zapatero a tus zapatos” debería seguirse a rajatabla.

IMG_1306

 

LO QUE NO SE DEBE HACER

1. Somos varios y llegamos un sábado a las 11 de la mañana a tomar desayuno al local de La Begonias. Está abierto, pero no listo. Los pisos sucios, las mesas sin arreglar, las sillas amontonadas. Nos hacen pasar al fondo y mientras pedimos la carta, siguen acomodando, traqueteando las mesas y frotando el piso con Pinesol.

2. Decidimos quedarnos (somos duros de roer). Pedimos cuatro jugos de frutas y tres vasos llegan quiñados en los bordes. Llamamos a la mesera y nos responde “es que así vienen ahora los vasos”. ¿Vasos vanguardistas o intento metida de yuca? A las fotos me remito.

IMG_1304

3. En el local de Las Begonias y de Av. Angamos. Si su fuerte son los helados, ¿a santo de qué se meten a hacer ensaladas desabridas y complicadísimos sánguches, más aún si no se puede mantener la calidad en el tiempo? Pedimos el Tevere, que recordábamos rico, y se ha convertido en pan mojado. Pedimos dos mixtos clásicos calientes: llegaron fríos y con el queso sin derretir. Si voy a pagar precios altos, espero, mínimo, que le producto esté impecable.

4. En el local de Av. Angamos. A ver, es un local de helados, debe ser colorido, alegre, iluminado, limpio. Todo lo contrario: el interior es oscuro, húmedo, las presentaciones de los envases y conos en los que te sirven los helados están sucios. Decepción.

 

LO QUE MANTIENEN Y NO DEBEN CAMBIAR

Los helados. Algo caros, pero fabulosos como siempre. Cremosos, satinados, con sabores intensos los de frutas, reconocibles. Además, constantemente andan innovando con nuevas propuestas, como para no pederles la pista y caer en la rutina. Hay también opciones bajas en calorías, los doppio zero, y mantienen en el stock dos sabores. Probamos el de chocolate y lúcuma y estaban ricos. No son como los originales, pero tienen buena consistencia, no son tan dulces y pasan más que piola.

Nota. Comentarios hechos sobre la base de tres visitas al local de Av. Angamos, dos visitas al local de Las Begonias y una al local del Aeropuerto. Presentamos la queja oficial con la administradora por los vasos quiñados. Y sí, pagamos nuestra cuenta completa, como en todas las visitas que hacemos en La Bellaca.

 

Puntuación Final: 2.5 bellacos (solo por los helados)

bellacos_2_5

Paola Miglio

Periodista de comida y viajes. Frívola. Obsesiva. Ansiosa. Twitter @paolamiglio / Instagram @paola.miglio
Secured By miniOrange