La Bellaca Martes, 5 agosto 2014

10 detalles que tienes que conocer antes de ir al Raw Café de Miraflores

Paola Miglio

Periodista de comida y viajes. Frívola. Obsesiva. Ansiosa. Twitter @paolamiglio / Instagram @paola.miglio

IMG_6492

Soy asidua del Raw Café Vivo & Vegano, también soy carnívora (una de mis favoritas es la carne de chancho) y como de cuando en cuando comida chatarra. Así que creo que en este caso puedo opinar con justicia y objetividad sin que me digan hipster. Porque cuando algo es bueno, más allá de tendencias, modas o divertidos Hummus de Barranco, hay que ponerle su estrellita en la frente. Eso pasa con este espacio dedicado a la comida saludable, donde cocinan los alimentos a una temperatura no muy alta para que los ingredientes mantengan sus propiedades y nutran más. Además, son vegeterianos y trabajan sin gluten. En esta ocasión nos limitaremos a 10 detalles, para que la lectura no se les haga tan tediosa. Disfruten.

1. Los batidos

Poderosos y energizantes, además de bastante ricos. Puede hacerte el desayuno debido a su contundencia. Mi favorito es el Hulk, es verde y de refrescante sabor. Lleva espinaca, manzana, canela, toronja, maca, harina de coca y espirulina (alga rica en proteínas). Hay otro batido que es más ligero y refrescante que está hecho con naranja, zanahoria y camu camu en polvo, y que puede acompañar una
ensalada.

2. La comida

IMG_6495

En general son sabores bien logrados, que sorprenden hasta aquellos que no son muy adeptos a la comida de este tipo. Todo se elabora con frutos y vegetales de temporada (es cuando están en su esplendor), sin carne ni harina. Las ensaladas son generosas y crujientes, acompañan algunos platos y se pueden pedir también solas. El aderezo es ligero (lo que es bueno porque no tapa el sabor natural de los insumos) y agregan al final unos toques de ajonjolí negro. He probado la hamburguesa de beterraga, dorada y sustanciosa, de delicado sabor; los nuggets, que fueron una interesante sorpresa; y soy fan de la pizza de champiñones y aceitunas verdes, cuya base está hecha de semillas y bastante firme y trabajada. No llega a ser crocante, pero sí es ligera y suave, para no competir con el resto de ingredientes. También hay unos nachos que llegan con una salsa de palta y una de tomate bastante dulzona, para picar y matizar; y desayunos con granola casera, terrrine de frutas y panqueques.

3. Los postres

IMG_6486

El brownie de chocolate es intenso, probablemente lo tengan que compartir. No es ese dulce empalagoso que gusta tanto a los peruanos, está hecho con alto porcentaje de cacao, por lo que tiene un toque amargo divertido y además otros aromas y sabores que no se encuentran normalmente en una preparación de este estilo. Eso se debe a que cuando la semilla del cacao es tostada de manera adecuada (no sobretostada) y su concentración es alta en el postre, se sienten más las propiedades originales del fruto. Como dijimos antes, no se usa harina. Tampoco para los pies del día.

4. El ambiente

El lugar es chico y agradable, la música es suave y la ponen en volumen moderado para que no invada. La sillas son pequeñas pero cómodas y las mesas son chicas, la mayoría para dos (aunque se pueden juntar). Hay una barra por si van solos. Ah, solo hay cinco o seis mesas y si no llegan temprano a la hora del almuerzo o cena, tendrán que esperar. Se pueden hacer reservas de mesas para cuatro o más personas.

5. Las conversaciones del resto

Probablemente las escuchen todas. El lugar es pequeño, así que no se les ocurra ir a contarse a vida si es que les gusta la privacidad.
Lo que sí les aseguro, es que son divertidísimas. La última vez que fui me enteré que hay comida que te ayuda a respirar mejor o a que te entre mejor el aire, o algo así.

6. El servicio

IMG_6487

Es lento, todo se prepara en el instante. Además, si bien no son rudos, la amabilidad no es una característica del lugar. Ya varias veces he ido y me he encontrado con caras largas, impenetrables, displicentes. Tampoco es que quiera la actitud Starbucks, pero un mínimo interés, una media sonrisa o una respuesta completa cuando se pregunta cuál es el proceso de cocción, podría hacer más agradable la estancia. No sé si es el estilo vegano (no lo creo) o alguna nueva tendencia de comportamiento moderna (no quiero tener que decir hipsters, porque tengo amigos hipsters que sonríen todo el día). No sé.

7. Los perros

Son perriamigos. No vi cartel que lo señalara en la entrada, pero sí a una chica que alegremente se sentó a compartir el almuerzo con su mascota. Era pequeña y la llevaba amarrada de una correa. No soy pro animales en restaurantes porque me parece poco higiénico, además nunca sabremos cuán limpios pueden estar, si esconden alguna pulga ni cuántos pedos se pueden tirar en público, así que me gustaría que en los locales lo digan en la puerta para decidir si entro o no, sobre todo si el local es chico. Antes de publicar esta nota llamé a reconfirmar: “-Hola, ¿puedo ir a comer con mi perro? – Bueno, sí, depende del tamaño, pero la verdad no lo aconsejamos, en serio”. Así que ya esto depende del comensal y su capacidad de entender el espacio y el respeto al otro. Obvio, esto no aplica a personas con discapacidad que necesitan de un perro lazarillo para moverse y que deberían poder entrar a todos lados con este.

8. Los precios

Saludables. La pizza viva S/. 12, la hamburguesa de beterraga S/. 16, el pie del día S/. 10, los brownies S/. 12, batido verde Hulk S/. 10.

9. La tienda

Tienen unos anaqueles donde encontrarán insumos para llevar, como granola casera, chía, chocolate orgánico, aceite de coco y leche de almendras.

10. ¿Dónde queda?

Independencia 587, Miraflores. Teléfono: 446-9456. Horario: lunes a viernes de 09:00 a 21:00 horas y sábado de 09:00 a 18:00 horas. Se aceptan tarjetas y solo dan boleta.

Bellacos

puntuación

Le doy 3.75 bellacos

Tags

Paola Miglio

Periodista de comida y viajes. Frívola. Obsesiva. Ansiosa. Twitter @paolamiglio / Instagram @paola.miglio
Secured By miniOrange